En memoria de la compañera Claudia López

Para una conmemoración de un 11 de septiembre, hace 22 años en la población La Pincoya, cae abatida por disparos de la policía la compañera anarquista Claudia López.
Ese día se encontraba combatiendo junto a otrxs compañerxs en la calle, repudiando lo que significó el golpe de estado y la dictadura militar, y a la vez viendo cómo se intentaba hacer un borrón y cuenta nueva en los años 90′ con la ‘transición y la democracia pactada’.

A la Claudia, así como a Jhonny Cariqueo, les mató la policía, esos asesinos a sueldo que no pararán hasta destruir la mas mínima llama de insurreción. Ya vimos en octubre pasado que fueron capaces de quitar ojos, pero nosotrxs siempre supimos que nunca dejaron de asesinar y torturar. Sin embargo, también sabemos que la memoria es un arma poderosa y que en ella nuestrxs muertxs nunca se alejan de aquí, están en cada calle, en cada barricada, en cada rayado y también en cada baile -como los que hacía la Claudia- que se declare de frente contra el poder.

Hagamos de la memoria un arma más y nunca olvidemos a quienes atacaron a la autoridad como Claudia, Jhonny, Matías Catrileo, Panki Mauri, Angry, y tantxs otrxs que siempre se mantedrán vivxs mientras no dejemos de agitar sus nombres.

¡Que viva la anarquia y que la revuelta sea permanente!

¡Hasta destruir todas las jaulas humanas y no humanas!

Solidaridad activa con Monica y Francisco y todas las presas anarquistas, subversivas, mapuche y de la revuelta en $hile y el mundo.